Hay pocas personas que conozcan mejor a la gente que el ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton. En 1992, durante su primera campaña presidencial, el activista en contra del SIDA Bob Rafsky se quejó de que el gobierno de Estados Unidos no se había ocupado de este asunto. Clinton le respondió: “Siento tu dolor”. Al expresarse de este modo en su campaña, Clinton le demostró a Rafsky y a todos los estadounidenses que entendía los problemas ajenos. Nunca podremos ganar si no conocemos a la gente. Esto implica responder afirmativamente las siguientes preguntas:

– ¿Vemos a los demás directamente a los ojos?:  esto demuestra respeto.

– ¿Preguntamos constantemente “por qué”?:  las conversaciones nos permiten determinar qué les interesa a los demás.

– ¿Analizamos qué podemos obtener de cada interacción?: debemos hacer encajar lo que podemos ofrecer con lo que necesitan los demás.

– ¿Tratamos continuamente de mejorar productos, resultados y situaciones?: nos debería encantar resolver problemas y desarrollar soluciones.

– ¿Aplicamos nuestras experiencias?: nuestro historial es nuestro capital para ganar.

 
Visita nuestra página: www.expandiendo.com  
Anuncios