Persuasión

El renombrado hotelero de Las Vegas Steve Wynn aprendió a ser persuasivo de su padre, un dueño de un bingo. Desde los dieciséis años de edad, Wynn trabajó para su padre. “Mi padre me enseñó cómo hablarle a miles de personas y cómo darle un ritmo a mi voz”. La gente juega bingo con un ritmo, señala Wynn, y cantar los números sin el ritmo adecuado puede perturbar el juego. Wynn también aprendió de su padre la manera más efectiva de hacer énfasis en un mensaje: “Dejar espacio” (es decir, hacer silencio) entre las palabras que queremos resaltar.

Los ganadores persuaden y motivan. No buscan seguidores sino discípulos. Si queremos persuadir a los demás, debemos entender qué punto de vista tienen; sus experiencias, valores, opiniones, creencias, culturas y tradiciones.

Persistencia

ventajasSin persistencia, no podemos ganar. Jimmy Connors, uno de los mejores tenistas del mundo, fue un gran modelo de persistencia. Connors ganó 109 torneos; más que cualquier otro tenista. Mantuvo un excelente nivel aún cuando estaba llegando a los cuarenta años de edad. “Jugaba como un loco y esa es la única manera en que sabía jugar”, señala Connors. “No me interesaba hacer amigos. Ganar era lo único que me importaba”. La devoción que sentía Connors implicaba practicar y estar en buena forma. Estar dispuesto a hacer cosas aburridas; es decir, a ser persistente. La superestrella de la NBA Larry Bird era tan persistente como Connors. Era famoso por su ética de trabajo y porque practicaba todo el tiempo para ser el mejor jugador del partido. Al final de las prácticas, Bird siempre se quedaba en el gimnasio mientras los demás jugadores regresaban a los vestuarios. Bird se quedaba practicando sus tiros libres. No es difícil aprender algo. Pero esto no es suficiente. Saber no es lo mismo que hacer.

El trabajo duro y la persistencia marcan la diferencia.

Visita nuestra página: www.expandiendo.com
 
Anuncios