Daniel Goleman fue el primero en presentar el término “inteligencia emocional” a un público amplio en su libro

daniel golemanhomónimo de 1995. También fue el primero en aplicar este concepto a los negocios en su artículo publicado en HBR en 1998, que reproducimos a continuación. En una investigación realizada entre casi 200 grandes empresas globales, Goleman descubrió que, si bien las cualidades asociadas tradicionalmente al liderazgo (como inteligencia, firmeza, determinación y visión) son necesarias para el éxito, son insuficientes. Los líderes verdaderamente efectivos también se distinguen por un alto grado de inteligencia emocional, que incluye la autoconciencia, la autorregulación, la motivación, la empatía y las habilidades sociales.  Estas cualidades pueden sonar “blandas” y poco profesionales, pero Goleman estableció relaciones directas entre inteligencia emocional y resultados empresariales cuantificables. Aunque la relevancia de la inteligencia emocional para los negocios ha generado debates durante los últimos seis años, el artículo de Goleman sigue siendo una referencia definitiva sobre la materia. Entrega una descripción de cada componente de la inteligencia emocional y ofrece una discusión detallada sobre cómo reconocerla en líderes potenciales, cómo y por qué se relaciona con el desempeño y de qué forma se puede aprender.

¿Qué hace a un líder?

por Daniel Goleman

lider falsoToda la gente de negocios conoce la historia de algún ejecutivo altamente inteligente y preparado que asumió una posición de liderazgo y fracasó. Y también conoce el caso de alguien con sólidos, aunque no extraordinarios, conocimientos intelectuales y técnicos que asumió un puesto similar y llegó muy alto, cada situación requiere diferentes tipos de líderes.  No obstante, he descubierto que los líderes más efectivos se parecen en algo fundamental: todos tienen un alto grado de lo que se conoce como inteligencia emocional. No es que el coeficiente intelectual y las destrezas técnicas sean irrelevantes. Son importantes, pero como “aptitudes de umbral”; es decir, son los requisitos básicos para puestos ejecutivos.

Pero mi investigación,junto con otros estudios recientes, muestra claramente que la inteligencia emocional es la condición sine qua non del liderazgo. Sin ella, una persona puede tener la mejor preparación del mundo, una mente incisiva y analítica, y un infinito surtido de ideas inteligentes, pero aun así no será un buen líder. A lo largo del año pasado, mis colegas y yo analizamos cómo funciona la inteligencia emocional en el trabajo. Examinamos la relación entre inteligencia emocional y desempeño eficaz, especialmente en los líderes. Y observamos cómo se manifiesta la inteligencia emocional en el trabajo.

Evaluando la inteligencia emocional

La mayoría de las grandes empresas ha contratado psicólogos profesionales para desarrollar lo que se conoce como “modelos de competencia”, que les ayuden a identificar, formar y promover estrellas potenciales en el firmamento del liderazgo. Al realizar el proyecto, mi objetivo era determinar qué capacidades personales favorecían un desempeño sobresaliente en esas organizaciones, y hasta qué punto lo favorecían. Agrupé las capacidades en tres categorías: destrezas puramente técnicas, como contabilidad y planificación de negocios; habilidades cognitivas, como razonamiento analítico, y aquellas que reflejan inteligencia emocional, tales como la capacidad para trabajar con otros y la efectividad para liderar el cambio.

ie1Al analizar todos estos datos encontré resultados sorprendentes. Efectivamente, el intelecto era un factor clave en el desempeño sobresaliente. Y las habilidades cognitivas, como pensar de manera global y la visión a largo plazo, eran especialmente importantes. Pero cuando calculé la proporción de destrezas técnicas, coeficiente intelectual e inteligencia emocional como ingredientes de un desempeño excelente, la inteligencia emocional resultó ser dos veces más importante que el resto para empleos a cualquier nivel.

Es más, mi análisis reveló que la inteligencia emocional desempeña un papel cada vez más importante en los niveles superiores de la organización, donde las diferencias en destrezas técnicas son insignificantes. En otras palabras, cuanto más alto sea el puesto de un profesional estrella, más se podrá atribuir su eficacia a sus capacidades de  inteligencia emocional. Cuando en los puestos superiores de liderazgo comparé a los profesionales estrella con aquellos promedio, casi 90% de la diferencia en sus perfiles se podía atribuir a factores de inteligencia emocional, más que a habilidades cognitivas.

Otros investigadores han confirmado que la inteligencia emocional no sólo distingue a los líderes sobresalientes, sino que se puede relacionar con el alto desempeño. Los hallazgos del fallecido David McClelland, el prestigioso investigador en comportamiento humano y organizacional, son un buen ejemplo.

En resumen, las cifras nos empiezan a convencer de la relación entre el éxito de una empresa y la inteligencia emocional de sus líderes. Y, lo que es igualmente importante, las investigaciones nos están demostrando que, si se lo plantean correctamente, las personas pueden desarrollar su inteligencia emocional.

Al concepto de inteligencia emocional lo podemos separar en dos secciones, la primera esta relacionada con el individuo, es personal, y tiene que ver en como se gestiona a si mismo se le ha llamado Inteligencia intrapersonal. La segunda tiene que ver como se relaciona con su entorno, y se le ha denominado Inteligencia Interpersonal.

.inteligencia emociona

.

Los cinco componentes de la inteligencia emocional en el trabajo

dar click en cada uno de los componentes para obtener mas información.
  Definición Características
Autoconciencia Aptitud para reconocer y entender los estados de ánimo, emociones e impulsos propios, así como su efecto sobre los demás.  Confianza en sí mismoValoración realista de sí mismoCapacidad de reírse de sí mismo
Autorregulación Capacidad para controlar o redirigir los impulsos negativos o el mal humor.Propensión a no tomar decisiones apresuradas, a pensar antes de actuar.  Confiabilidad e integridadComodidad con la ambigüedadApertura al cambio
Motivación Pasión por trabajar por razones que van más allá del dinero o el estatus.Tendencia a luchar por los objetivos con energía y persistencia.  Fuerte orientación al logroOptimismo, incluso frente a la adversidadCompromiso con la organización
Empatía Aptitud para entender el “maquillaje” emocional de otras personas.Habilidad para tratar a las personas en función de sus reacciones emocionales. Destreza en formar y retener el talentoSensibilidad interculturalServicio a clientes y consumidores
Habilidades sociales Competencia en el manejo de relaciones y lacreación de redes sociales.Capacidad para encontrar puntos comunes y estrechar lazos.  Eficacia en liderar cambiosCapacidad de persuasiónPericia en crear y liderar equipos

.

Copyright ©2004 Harvard Business School Publishing Corporation. All rights reserved. Todos los derechos reservados.

Este es un extracto de la publicación de Harvard Business Review de Enero de 2004, y la única intención es de compartir con los clientes  de “Expandiendo”, “Expandiendo tu Potencial” y “Coach Systemic” para fines educativos y de aprendizaje.

 Nuestras páginas:
http://www.expandiendo.com
http://www.coachsystemic.com
 

 

Anuncios